el dardo digital

 
 

 Hemeroteca

 
 

 

 nº.003  mayo 2.005 - Opinión

 
 

 

 LAS CUITAS DE DON ALFONSO

 

De todos es conocido el relevante papel que el entonces líder socialista  Alfonso Guerra jugó en la gestación y desarrollo de la Constitución de 1.978,. y cómo en un mano a mano con  Fernando Abril Martorell,  cerró el texto constitucional. En aras de la concordia arriesgaron mucho en la formulación del Estado de las Autonomías, pensando  que estaban dando una solución definitiva al problema territorial de España. Nunca se sabrá si por su poca experiencia política, eran conscientes  en aquel momento de los riesgos que suponía para España el nuevo esquema constitucional y no tomaron precauciones elementales para evitar sus efectos más previsibles. Al establecer el sistema de distribución de competencias entre el Estado y las Autonomías se excedieron en sus concesiones a éstas. Al transferir  gran parte del control de la vida económica, la Seguridad y sobre todo la Educación pusieron en marcha unos mecanismos que llevarían a la situación que ahora se nos presenta. Hoy unas  regiones, olvidando la Historia, o mejor reinventándola solo quieren toda la riqueza para ellas olvidando de donde viene en realidad su riqueza  y que el que sean ellas administradoras temporales de las mismas es más consecuencia de la Historia que de su propio mérito. Entonces dejaron en el texto constitucional el germen de su propia destrucción. Conscientes o no, el hecho es que sembraron unos vientos que hoy levantan tempestades. Desaparecido Abril, solo queda Alfonso Guerra,  que por sus mismas declaraciones parece que empieza a estar asustado de la tormenta que se nos viene encima.. El Sr. Guerra tiene hoy veinticinco años más, de edad y de experiencia política y probablemente de desilusiones y escepticismos. Los caprichos de la diosa Política hacen que hoy sea el Presidente de la Comisión Constitucional, encargada de decir la antepenúltima palabra en la  reforma que se avecina. La penúltima corresponderá al Parlamento y la  última al pueblo en referéndum. Tendrá ocasión de rectificar en parte el desaguisado pero no nos engañemos, conformémonos con que impida que se  agrave más. De  todos estos personajes  que en el partido del Gobierno se limitan a cacarear quejándose de lo que se nos viene encima, no podemos esperar más que eso, cloqueos de gallinas incapaces de plantarse y hacer frente a quienes les van a dar el pienso en el comedero ni siquiera cuando las llevan al matadero.

                                                                                               J.E.D.

 

 

 

volver 

 
 

------       --e-mail: eldardodigital@lycos.es------------------