el dardo digital

 
 

 Hemeroteca

 
 

 

 nº.13 -  octubre - diciembre 2.006 - Opinión

 
 

 

                   GABRIEL Y EL PAPA

Sudán vive una de las más cruentas guerras de los últimos tiempos. El conflicto enfrenta a la zona  sur, de mayoria cristiana y la zona norte, de mayoria musulmana. Ayer estuve cenando con Gabriel, un estudiante de Sudán que estudia becado en los Estados Unidos. Su historia es sobrecogedora. Gabriel es uno de los “niños perdidos de Sudán”, cuyo número supera los 25.000. Estos valientes “niños perdidos”  tuvieron que dejar sus hogares huyendo de la guerra. Su destino era Etiopía. Muchos no consiguieron llegar. Gabriel se encuentra entre los afortunados que lograron , sorteando todo tipo de peligros hasta llegar a Etíopia.

      Ayer, Gabriel se enteró de que los musulmanes del sur están vendiendo radios con bombas a los cristianos del norte. Ya ha habido más de cinco casos, me explica con tristeza. Y seguramente sean más, añade, ya que la mayoria de los sudaneses no tienen acceso a  información y difícilmente serán alertados. Por desgracia, afirma Gabriel, cristiano presbiteriano, “la violencia del integrismo musulmán es habitual en mi país” y  recuerda que “los integristas tienen gran parte de la culpa del subdesarrollo” de su país y del estado del conflicto bélico.

    Hace unas semanas, Benedicto XVI, pronunció un excelente discurso en Alemania donde alertaba sobre el  Islam radical y abogaba por la concordia entre religiones. Horas más tarde, el odio y la violencia hacia los cristianos se extendieron por el mundo musulmán como la pólvora. El Papa tiene clara una cosa: no podemos dejar a los radicales islámicos tomar el control de la sociedad. Gabriel ya sabe las consecuencias que eso trae para un país. Esperemos que nuestros políticos tomen buena nota del discurso del Papa antes de que sea demasiado tarde

                                                                            Jaime Domenech          

 
 

volver 

 
----

---e-mail: eldardodigital@lycos.es---------