el dardo digital

 
 

 Hemeroteca

 
 

 nº.011 -  abril-junio 2.006 - Opinión

 
 

                       

                        LXXV ANIVERSARIO

El 14 de Abril  se  conmemoran los setenta y cinco años de la proclamación en 1931 de la  II  República Española. Digo que se conmemoran porque el otro termino aplicable, el de celebrar no parece que sea el mas adecuado a la vista de la experiencia histórica.

    Es cierto que la República fue recibida con verdadera alegría por la inmensa mayoría del pueblo,  e incluso fue aceptada sin especiales reparos por la  mayoría de derechas   ¿Si esto fué así por qué fracasó ?

    Hay muchas explicaciones desde uno y otro lado. Pero pienso  que en  la Segunda República  como en la  Primera, varias generaciones de españoles incurrieron en el error de supervalorar lo que solo es una simple forma de gobierno confundiéndola con la democracia, que son los principios que deben informar la acción política. Hicieron, tanto de la forma de gobierno como de los partidos, que sólo son simples  instrumentos de trabajo, como una especie de  religión a la que había que adherirse  y olvidaron que la clave está en que los gobernantes deben pensar en el bien general y no solo en el de quienes les votan.  Y aquí es donde fallaron aquellos españoles. En muy poco tiempo se pretendieron imponer, ideas y formas de vida para las que no estaba preparada aquella sociedad o incluso eran muy contrarias a sus sentimientos mas profundos. La República se fue a convertir en un botín del que se excluía a los adversarios políticos, con terribles efectos para la convivencia, agravados por  una profunda crisis económica y social.

     A pesar de los esfuerzos de mucha gente sensata que presentía la tragedia, la situación   se hizo imposible y llegó una terrible guerra entre hermanos. Varias generaciones han luchado por olvidarla  y porque  no se repita. Sin embargo algunas veces parece que las nuestras  vuelven sus ojos al pasado más que para el recuerdo, con un afán de revancha  para la que  no están  legitimadas porque tres cuartos de siglo después, no tuvieron parte alguna ni responsabilidad en el  fracaso.

    Al recordar estas fechas no caben ni triunfalismos ni temores. Se impone el estudio objetivo y desapasionado de los errores para que nunca se repitan y la voluntad firme de avanzar en el progreso social y económico para legar una España mejor a las generaciones futuras.

                                                                                                J.E.D.

  

 
 

volver  

 
----

-------------e-mail: eldardodigital@lycos.es---------