el dardo digital

 
 

 Hemeroteca

 
 

 

 nº.006 -  septiembre 2.005 - Opinión

 
 

 

España Deconstruída

Hace pocos meses ví por casualidad en la televisión un divertido programa de cocina. Un ilustre cocinero de fama mundial preparó ante las cámaras un plato de huevos fritos deconstruídos. La elaboración era muy sencilla, se separaba cuidadosamente la yema de la clara y se freían  cada una de ellas por separado. Después se colocaba la yema frita sobre la clara también frita y el plato ya estaba para degustarlo.

Cuando me hablan de los planes de reforma constitucional que los políticos  nacionalistas vascos, catalanes, y gallegos nos tienen preparados, me acuerdo de los huevos fritos. En definitiva lo que pretenden es olvidar que el huevo es solo uno y  tomando la yema de cada autonomía por separado se la preparan a su gusto para después colocarlas encima de  lo que queda del huevo, la clara, es decir España. La fórmula es ingeniosa. El resto del país soporta a las autonomías que funcionan por su cuenta. El huevo, es decir España sigue siendo un huevo o sea un estado y así se continúa dentro de Europa y se toman los máximos beneficios pero muy pocas responsabilidades. 

Al nuevo huevo frito lo llaman “deconstruído” y pienso que a la nueva España también habría que calificarla igual. Lo único que no me cuadra es que haya huevos con tres, cuatro y hasta diecisiete yemas, pero si tengo claro quienes se los van a comer, empezando, desde luego, por la yema, serán los cocineros, es decir los deprimentes políticos autonómicos.

        En televisión no nos contaron si los huevos así eran más o menos indigestos. De hecho en un experimento que hicieron en la cocina de casa aquello no funcionó estaban mejor los fritos como toda la vida.

                                                                                                                           Jose E. Domenech

 

 
 

volver  

 
----

---------------------------------e-mail: eldardodigital@lycos.es-------------------------