el dardo digital

 
 

 Hemeroteca

 
 

 

 nº.013  octubre-diciembre  2.006  Mundo económico

 
 

  

  REQUIEM POR

 BANCO URQUIJO

Hace pocos meses el grupo del Banco de Sabadell ha adquirido en subasta, todo el capital del Banco Urquijo excepto el de algunos, muy pocos, nostálgicos. Ahora se acaba de convocar a los accionistas,  para aprobar la fusión de ambas entidades. No se si se perderá el nombre  Urquijo, se quedará como marginal para alguna actividad  o  se unirá al del Sabadell. En cualquier caso supone el definitivo fin de una de las entidades financieras mas antiguas y con mas prestigio  de España.

    Con origen en la sociedad colectiva fundada en 1.870 bajo el nombre de Urquijo Ortueta y Arenzana  el Banco superó mil avatares  y prestó los mejores servicios a la nación, bajo la dirección de su fundador el primer  Marqués de Urquijo y luego con personalidades tan excepcionales como la de Juan Lladó Sánchez Blanco.

     El Banco llegó a ser uno de los seis primeros de España junto a otros  hoy desaparecidos como el Banco Central, o el Hispano Americano. Era la envidia de todos los banqueros por su modernidad y su bien hacer y  sus participaciones en la industria y en las grandes empresas nacionales.

     Pero si importante era el papel que desempeñó en lo financiero, mayor y mas importante lo fue en el de mecenas de la vida cultural española de la última mitad del pasado siglo, bajo la dirección y el impulso de Juan Lladó, secundado por el ;Marqués de Bolarque y José Antonio Muñoz Rojas.

     Desde el Servicio de Estudios y la Revista Moneda y Crédito favorecieron  el estudio de la Economía. Desde la Sociedad de Estudios y  Publicaciones protegieron y desarrollaron el mundo de la Cultura. La lista de nombres que encontraron en el Urquijo  apoyo, sin exigírseles nada a cambio, sería interminable. En ella aparecerían  desde  Xavier Zubiri y Julián Marías, hasta  Ramón Tamames y muchos  otros que continuaron sus labor en la Universidad o en la empresa.

     En el mundo artístico salvaron de la pérdida para España de multitud de obras de arte formando una de las colecciones privadas más importantes. Restauraron importantes  edificios de valor artístico compaginando su conservación con la actividad como sucursales del banco en las principales capitales.

     Pero ni en lo económico ni en lo cultural tuvo esta labor continuidad. Las dificultades de su renovación interna, la crisis de los años 80, los celos de unos, los personalismos de otros y las traiciones de algunos  lo pusieron primero en manos del Banco Hispano Americano que lo desmanteló, eso sí quedándose con la Colección Artística, base de la actual Colección de la Fundación del Banco de Santander y de la que ahora algunas piezas están saliendo discretamente  a subasta pública.

     Después cayó en manos de la Banca March, para la que siempre fue objeto de deseo. Pero que no supo sacar partido de lo que quedaba. Más tarde acabó en poder  del Grupo Belga KLG que tampoco acertó en darle un nuevo impulso.

    Sin embargo su vieja tradición en el mercado de capitales era la envidia de todos que hubieran deseado hoy ser como era antaño el banco Urquijo y ahora  ha sido  el atractivo para su compra por el Banco de Sabadell..

    Supongo que en estos momentos serán muchos los que sientan  la desaparición de una de las entidades señeras de España.  Yo me uno a ellos en el recuerdo de aquellos que desde los más humildes puestos  hasta los mas altos hicieron posible una labor extraordinaria por la que España debe estar agradecida.

                                                                                                              Jose E. Domenech

  

 

 

volver

 
----

---------------------------------e-mail: eldardodigital@lycos.es---------------------------------