el dardo digital

 
 

 Hemeroteca

 

 nº. 007   octubre 2.005 - Cultura

 De Historia y Pseudohistorias

 

Todavía no ha acabado de remitir la fiebre de El Código da Vinci y siguen en los primeros puestos de las listas de ventas los libros  y novelas pseudohistóricas. Así la Hermandad de la Sabana SantaEl último CatónEl último merovingio, Iacobus, etc.: Lo cierto es que estos temas siempre tuvieron su público y ya hace muchos años  han ido apareciendo títulos desde El último templario, y no parce que la cosa decaiga. La fórmula es bien sencilla, se toman unos personajes mas o menos históricos, se les añade un poco de esoterismo y misterio , se mezclan y agitan . Y   el secreto y lo que hace que se lean y se vendan como churros es como hacer la mezcla. Es decir como escribirlos en definitiva.

     Pero si la pseudohistoria vende, también lo hace la Historia de verdad. La escrita por historiadores profesionales. Y esto vale para la de los tiempos lejanos y para los modernos. Sobre todo interesa la española desde la época  del Imperio hasta la misma Guerra Civil. Fernández Alvarez, Elliott, Kamen, Joseph Pérez, Netanyahu, y también Pío Moa, Beevor y otros muchos,  siguen despertando el interés de los lectores. Aquí la fórmula es más trabajosa, años de investigación, reflexión y estudio y la consabida mezcla. Eso lo ha habido desde siempre, pero  solo los han leído los eruditos y los muy aficionados. ¿ Porqué ahora arrasan en las librerías ? Porque cada vez están mejor escritos y  la Historia de verdad  entretiene tanto como  la ficción y además dicen que enseña a no repetir los errores.

     En ambos géneros es exigible un mínimo de decoro en el tratamiento de los temas pero quizás más en la pseudohistoria dirigida al gran público con menos espíritu crítico y menos formación intelectual. En la Historia de verdad también es necesario el decoro, pero quien no es objetivo acaba siendo puesto al descubierto  y solo se engaña el lector que quiere dejarse. Ahora nos invaden sobre todo en la Historia de la Guerra Civil muchos libros en los que predomina la ideología sobre la objetividad. Falta ya poco para que con las aportaciones parciales de unos y otros se pueda escribir la definitiva Historia de uno de los períodos más apasionantes de nuestro pasado.

                                                                                                     J.E.D

volver