el dardo digital

 
 

 Hemeroteca

 

nº. 011  abril-junio  2.006  cultura

Musica Clásica

  Lo  mejor de Mozart

Como todo el mundo debería ya saber, este año celebramos el 250 aniversario del nacimiento del compositor  Wolfang Amadeus Mozart. Como en muchas ocasiones cuando se trata de aniversarios de “famosos”, la agobiante difusión mediática no suele ayudar a conocer mejor al personaje conmemorado.

      Partiendo de la base de que lo mejor para conocer  a un compositor es escuchar  sus obras   he escogido una serie de grabaciones que gustarán tanto al novato como al melómano más exigente. Todas ellas se pueden adquirir a un precio razonable y tienen un buen sonido, así que os animamos a haceros con ellas y a participar de un  modo activo en el aniversario:

 - Las bodas de Fígaro (Le nozze di Figaro): Esta alegre ópera de enredos es una alegoría de la decadencia de la nobleza en el siglo XVIII (muchos nobles se salieron de la ópera en su estreno porque no podían soportarla).

Dirigida por René Jacobs, la orquesta es Concerto Köln, no pongo los   nombres de los cantantes porque son un montón pero, como diría mi jefe, son todos “magníficos”. La edita el sello Harmonia Mundi.

- Réquiem: Compuesto por Mozart para un conde misterioso que no quería que se supiera quien lo había compuesto (el conde pretendía pasar a la historia como el compositor del Réquiem, como si la gente fuera imbécil).  Mozart deja de lado su a veces agobiante superficialidad en esta su última obra, en la que desesperadamente pide (o más bien exige) una vida después de la muerte. La versión que os proponemos es escalofriante.

Philippe Herreweghe dirige a la Orquestre des Champs-Élysées y al Coro del Collegium Vocale Gent. El sello también es Harmonia Mundi. Al igual que Las Bodas de Fígaro que os recomendamos, está tocada con instrumentos de época.

- 3 últimas sinfonías (39, 40 y 41): Todas las sinfonías de Mozart (desde la número 1, que escribió con sólo 7 años, hasta la última) son absolutamente perfectas (Brahms solía decir que Mozart no escribió una nota fuera de sitio en su vida). Como es imposible recomendar todas, os reseñamos un disco estupendo con estas 3 últimas sinfonías en las que Mozart supera el clasicismo y se adentra en el romanticismo.

Ferenc Fricsay dirige a la Orquesta de la RIAS de Berlín (“Radio in American Sector”), la orquesta de la zona americana de Berlín después de la Segunda Guerra Mundial.  En Deutsche Grammophon (el famoso sello amarillo de toda la vida)

- Concierto para clarinete: Su segundo movimiento encanta a las mujeres (es la típica obra compuesta por un músico sensible y enamorado, a mí me parece un poco empalagosa, pero bueno). La versión que os recomendamos viene acompañada de un concierto para flauta y de otro para fagot (este último es espectacular):

El clarinetista es Alfred Prinz, la orquesta es la Filarmónica de Viena en sus buenos tiempos y el director es Karl Böhm. El sello discográfico es Deutsche Grammophon.

- La flauta mágica (Die Zauberflute): Tiene el argumento más absurdo y oligofrénico de la historia de la ópera, pero la música es pura belleza. Para el que escribe este articulillo es la mejor obra de Mozart.

Otto Klemperer, el director más perfeccionista de la historia, dirige a la orquesta Philarmonia de Londres. Editada por EMI, es un clásico que hay que conocer, todo está tocado impecablemente (Otto Klemperer no dejaba que los músicos se fueran a casa hasta que sonara perfecto, les podía tener hasta altas horas,  igual que mi jefe).

Estos sólo son algunos ejemplos de lo que una persona puede crear en tan sólo 35 años. Y a escuchar, que a las personas se las conoce por sus obras (en este caso maestras y sumamente disfrutables) y no por lo que la tele dice de ellas.

                                                                                                                    J.M.D.

                                                                                     volver